IMG-20141220-WA0002Agua, viento y frío, como cuando se hicieron los caminos. Pero allí estábamos, alrededor del belén de las hermanas de Belén que viven en la Cartuja de Jerez de la Frontera, para nuestra convivencia de Adviento, fraternos de Cádiz y Jerez.

Tanto nuestros vehículos como nosotros mismos tuvimos que hacer un importante esfuerzo por caber: ellos en la pequeña explanada delante del monasterio, nosotros en la capillita. Ojalá cupiéramos así en el Reino de los Cielos, diría la gente de la familia de mi padre.

Desagradable día, pero allí estuvimos, haciendo camino juntos, con nuestros mayores, nuestros adultos jóvenes y menos, nuestros hermanos religiosos, nuestros peques… en torno a una oración, una visita a la tienda-museo de las monjas, un vino de la tierra, una berza excepcional con su pringá reglamentaria… y por supuesto la zambomba con unas cuantas panderetas infantiles, nuestras voces y el compás.

María, Marta, Pepi, Aurora y Margara con sus niños y maridos, alma de la convivencia de ayer junto a sus retoños, que pusieron la nota de frescura, color y alegría a la convivencia. Benditas seáis por vuestro ejemplo y presencia, reflejo de la madre de Jesús con la que hemos querido aliarnos como marianistas.

Y en los corrillos, ecos del relevo de responsable de Cádiz (Manolo por Enrique Maestre jr), tanteos para ejercicios espirituales en familia, noticias de un próximo encuentro de todos los laicos marianistas de España… El Espíritu soplando donde quiere…

Gracias Charo y colaboradores, que con vuestra dedicación y esfuerzo la hicisteis posible y entrañable.
Pronto estará con nosotros el Altísimo, recién nacido y recostado en un pesebre de las afueras.

Allanemos en la estepa una calzada para nuestro Dios, que ya llega.

Feliz y profunda Navidad para todos.

 

(PD: la imagen corresponde al Nacimiento que, en el momento de nuestra visita, montaban las hermanas en la Capilla del Caminante. Figuras de tamaño natural y de madera, y Belén montado con esmero por un compañero de trabajo ayudado por los scouts. Pudimos presenciar el entusiasmo de una de las hermanas, que al ver el resultado salió corriendo a buscar a otras para cantar villancicos. Desgraciadamente, no consiguió localizar a ninguna).